EL MUÑECO – Un aterrador hecho verídico

La historia de este muñeco le sucedió hace más de veinte años a una sobrina mía.
Nosotros vivíamos en el campo y a mi sobrina de cuatro años le gustaban muchos estos muñecos que en mi país les llamamos (Pacos). Se parecen a los bebés, pero mi hermana no tenia para comprarle uno.

Al lado de la casa había un río y mi padrastro solía ir a pescar por las tardes, en eso llega de pescar y le dice a mi hermana mira lo que me encontré a la orilla del río, y para sorpresa de la nena era un Muñeco.

muñeco

(Paco) casi nuevo estaba un poco sucio pero muy bonito.

Mi hermana se lo lavó y le puso ropa de bebé. Al pasar de los días mi sobrina no soltaba su muñeco ni para ir al baño tanto así que andaba un bolso con ropita y el muñeco sólo cargado. Ya no quería ni comer por cargar el muñeco, entonces mi hermana le dijo que dejará el muñeco acostado para que ella hiciera otras cosas y ella le dijo no mami porque el Paco se enoja si no lo cargo y mi hermana no le hizo caso.

muñeco de terror

A los pocos días la niña estaba pálida, con ojeras y muy demacrada, cuando mi hermana la empezó a bañar le vio sus pezones en carne viva y le dijo:

Mi amor porque tienes los pezones así y la respuesta de la niña nos dejó fríos a todos, hasta escalofríos me da cuando lo recuerdo.
Dice la niña mami es que el muñeco no me deja dormir, toda la noche quiere que le de tetita (así le dicen a los senos), pero a mi me duele mucho y no me deja dormir. Mi hermana llamó a todos y nos enseño y era una llaga en cada pezón de la niña y mi padrastro inmediatemente lo agarró y lo tiró al fuego con todo y bolso de ropa y donde se quemaba sonaba como un chillido horrible…

Dicen que podía ser que lo usaron para un trabajo de brujería y lo habían tirado al río… Pero realmente nunca supimos lo que pasó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.